free drag and drop site design

Es una enfermedad crónica, progresiva y degenerativa que se considera una adicción de las más habituales, peligrosas y permitidas ‘socialmente’. Por lo regular la enfermedad se evidencia por medio de los cambios de personalidad del individuo y termina con el fallecimiento de quien la padece. La afección se caracteriza por el consumo incontrolado de bebidas alcohólicas lo cual ocasiona problemas físicos, mentales como lagunas mentales y pérdida de memoria, emocionales como depresión, sociales, entre otros.


Los afectados pueden presentar algunas de las siguientes características:

• Beber alcohol dos o tres veces a la semana

• Tomar solo o a escondidas

• Dejar pendientes compromisos o actividades por beber

• Necesidad de tomar alcohol para estar tranquilo

• Llegar con frecuencia a la embriaguez.

• Tener problemas familiares, sociales o laborales debido a las consecuencias de beber

• Problemas sexuales en el hombre (alteraciones en la erección)

• Falta de menstruación (sangrados mensuales en la mujer)

• Alteraciones en el tracto gastrointestinal (agruras, sangrado, dolor)

• Anemia (palidez)

• Desnutrición

Si usted, un familiar o un amigo presenta alguno de estos síntomas puede acudir a un profesional o a un centro de rehabilitación para adicciones para asesorarse y saber cómo puede usted ayudarse.

Una correcta alimentación y el descanso inicial en un tratamiento son de utilidad para restablecer el metabolismo psíquico, o mental y el vigor físico. El tratamiento en internamiento favorece a la persona afectada a recuperar su salud física, mental, psicológica, emocional y espiritual. El tratamiento psicoterapéutico ayuda a que el paciente haga conciencia de su auto destrucción por medio de las sustancias y haga cambios de malos hábitos y conductas destructivas para adoptar una nueva filosofía de vida y auto disciplina para una mejor calidad de vida.